Esbozo del Espanglish de Australia

Brian Steel

Prólogo necesario

Los anglicismos

Sobre este vocablo/concepto existe MUCHA confusión entre el público hispanohablante. La Academia Española de la Lengua lo define bien:

Vocablo o giro del inglés empleado en otra lengua. O sea, el término 'anglicismo', en sí, no es ni negativo ni positivo sino neutral. Consta un hecho lingüístico, nada más. Sin embargo, hay una idea muy difundida de que todos los anglicismos son MALOS. El libro de estilo de TeleMadrid, publicado el año pasado, dice (Tomo 1, pág. 288) que
"Se denomina así el vicio consistente en usar las palabras inglesas sin necesidad, o porque está socialmente bien considerado en la conversación informal el uso de anglicismos ..."

Sin duda, el uso de anglicismos llega a estos extremos, pero lo que hay que hacer es tratar de distinguir entre los anglicismos admitidos como vocablos o giros útiles (por ejemplo, whisky/uisqui, fútbol, estrés, chequeo, chip, etc.) y los no admitidos (como los que vamos a examinar en el Espanglish de Australia).

Tres observaciones preliminares más:
1. Un anglicismo no admitido puede llegar a ser admitido - y eso pasa bastante frecuentemente.
2. El anglicismo más recientemente admitido es la reordenación de las letras 'ch' y 'll' del alfabeto español, acordada (por razones de la conveniencia informática) hace dos semanas [en mayo de 1994] por las Academias de la Lengua reunidas en Madrid.
3. Existe actualmente una serie de presiones muy fuertes sobre el idioma español (y otros) para que admita constantemente anglicismos. Entre estas influencias figuran

- las tres pantallas (la del cine y la de la televisión con sus cintas dobladas del inglés, y la del ordenador);
- los otros medios de comunicación masiva;
- el mundo de los espectáculos, el de los anuncios y el de la moda;
- la Comunidad Europea y las necesidades de la traducción y de la estandarización.


Y ahora veamos el Espanglish de Australia.


Desde la Segunda Guerra Mundial, los Gobiernos de Australia (tanto conservadores como laboristas) han fomentado la inmigración como recurso demográfico. Actualmente, entre el alto porcentaje de habitantes no nacidos en Australia, los de habla castellana no ocupan un lugar numérico muy importante (siendo quizá unos 100.000 sobre una población total de unos 17 millones - con una mayoría de españoles, chilenos, argentinos y, últimamente, guatemaltecos y salvadoreños). Sin embargo, como es natural, queda muy vivo entre esas comunidades hispanohablantes el interés por saber noticias de la patria y del mundo hispano. Por eso, no es de extrañar que salgan cada semana tres periódicos importantes redactados en castellano: El Español en Australia, The Spanish Herald y Extra Informativo. Además, existen los programas en castellano de una hora diaria de las emisoras radiofónicas llamadas étnicas (es decir las que, con o sin subvención del Gobierno, transmiten en las lenguas de los inmigrantes - o, mejor dicho, de los inmigrantes cuya lengua materna no sea el inglés). Y, de vez en cuando, el canal de televisión S.B.S. ofrece alguna película o documental - incluso alguna telenovela como Rosa de Lejos (de Argentina) o Cuna de Lobos (de México).

Pero, no obstante todo eso, Australia, como Estados Unidos, es un país de habla inglesa y los inmigrantes que llegan a estas orillas hablando otro idioma que no sea el inglés se ven obligados a aprender el inglés para sobrevivir y establecerse en este país. Sin embargo, para cualquiera que se interese por el estado y el desarrollo del idioma español en Australia, las relaciones lingüísticas entre el inglés y el español son una preocupación constante. Esas relaciones son malas en el sentido de que para los hispanohablantes que han emigrado para vivir en Australia (provinientes en su mayoría de capas sociales humildes), la influencia diaria y apabullante del idioma inglés del entorno debilita y empobrece - forzosamente - su dominio del español. Para hablar en términos menos normativos, al transcurrir los años el inmigrante hispano desarrolla un idioma híbrido o mezclado, el Espanglish, lleno de anglicismos totalmente desconocidos en su país de origen. Aislado de su patria, sea ésta Chile, España, Argentina, El Salvador u otra, cada hispanohablante residente en Australia (como su prójimo en Estados Unidos, pero en circunstancias demográficas muy distintas) está a la merced del (poco o mucho) castellano que oye en el hogar, en la calle, en el Club Chileno/Español/Argentino, etc., en los programas de radio y televisión mencionados o en los folletos informativos de los Ministerios del Gobierno y de otras entidades administrativas y comerciales (sobre temas diarios de la seguridad social, la salud, etc.). Como veremos más adelante, estos documentos `oficiales' pueden ofrecer al lector inocente y confiado otros ejemplos del Espanglish, contribuyendo así con su 'autoridad' al crecimiento de éste.

En el caso de los hijos del inmigrante, el empobrecimiento y la atrofia degenerativa de la lengua materna puede llegar a extremos alarmantes. Estos chicos y chicas aprenden sin grandes problemas a hablar perfectamente el inglés y no quieren que sus contemporáneos los vean como extranjeros; quieren ser 'australianos', nada más. Siguen hablando el español en casa con sus padres, con los abuelos, pero un poco sin querer. Además de no tener el idioma bien formado, porque habrán salido de su país de nacimiento siendo todavía muy jovénes o incluso adolescentes, hablan un español de andar por casa y pocos son los que tienen la costumbre o la necesidad de leer o escribir en español. Con esta base débil y defectuosa, les faltan además los registros o estilos formales y cultos del español. Y si tienen que pensar en español, es inevitable que en caso de urgencia, para echar mano de la palabra, giro o estructura sintáctica deseados recurran a sus costumbres lingüísticas inglesas, las cuales están mucho más arraigadas.

Entonces, padres e hijos se acostumbran a este Espanglish con sus palabras y giros característicos y (para nosotros) raros. Igual (más o menos) que los chicos chicanos, portorriqueños y cubanos de Estados Unidos, cuyo lenguaje ha sido ampliamente estudiado y comentado, especialmente por la Profesora Beatriz Varela de Cuéllar.1

En mi opinión, este Espanglish de Australia consiste en cuatro clases de creaciones o calcos que se injertan sobre el tronco del español común. Estas clases de creaciones y calcos son las siguientes:

1. Palabras y giros prestados del inglés con una adaptación fonética . Estas palabras o giros no existen en el español común, ni siquiera como anglicismos no admitidos - por ejemplo: [ejs cubanos: maquillarse la mente, te llamo para atrás, etc.]
la *fensa (inglés fence = valla, vallado); la *farma (inglés farm = granja o chacra); el *clina (inglés cleaner = hombre o mujer de la limpieza); el *aiscrin (inglés ice cream = helado); la *citi (inglés City = ciudad, o centro de la ciudad); la *marqueta (inglés market = mercado).

2. Palabras que, si bien existen en el español común, tienen otro significado distinto. Son los conocidos "falsos amigos" de la traducción y del mundo de la enseñanza de idiomas. Ejemplos: acomodación, aplicar, constipado, entitulado,miserable, póliza. Más adelante se ofrecen ejemplos del empleo de algunos de éstos en el castellano australiano.

3. Palabras parecidas a otras inglesas que sí existen en el español común y con el significado deseado pero que se emplean en el español australiano con una frecuencia exagerada y a expensas de otros sinónimos utilizados en los países hispanos. Se trata de los anglicismos de frecuencia (pido prestada la descripción dada hace ya muchos años por el Profesor Emilio Lorenzo en su libro El español de hoy, lengua en ebullición. Conviene señalar, ya que es una consecuencia grave de esta simplificación del léxico, que por la falta de uso de esos sinónimos más (o igualmente) auténticos del castellano común, éstos se van olvidando y así se atrofia su uso para muchos hispanohablantes residentes en Australia.

4. Errores o calcos morfológicos o sintácticos.

Pasemos a examinar cada una de estas clases con más detenimiento.


Grupo 1. Ejemplos de los vocablos y de los giros que no existen en el castellano de Espana. Si me equivoco con alguno, les ruego me lo digan al final de esta charla.

Ya que estos suelen aparecer casi exclusivamente en el habla coloquial en Australia (con excepción de los nombres de empresas, entidades e instituciones australianas, cuyo uso frecuente y esencial dentro del contexto de la vida australiana les quita importancia para este trabajo: ejs: la Commonwealth de Australia, el Savings Bank, la Housing Commission, New South Wales, o sea el Estado de Nueva Gales del Sur), no es fácil documentarlos para un trabajo escrito. Entre los que hemos leido y escuchado en la prensa hispánica o en las reuniones de personas hispanohablantes en Australia figuran los siguientes: la citi, el clina, ya mencionados arriba, pero obsérvese la adaptación morfológica de `cleaner'> clina.
comendar (inglés commend = felicitar, alabar, merecer elogios)
La cita siguiente y la mayoría de las demás que se ofrecerán vienen del periódico El Español en Australia, que, de los tres mencionadoas antes es la publicación que ofrece menos anglicismos no admitidos.
El trabajo del Club a través de los 25 años de fomentar el idioma y cultura
españolas en Nueva Gales del Sur, debe ser comendado.
(El Español en Australia, 6/10/87, pág. 17) [Esta felicitación al Club Español de Sydney por su 25 aniversario fue enviada por la oficina del Primer Ministro de Australia, el Señor R. Hawke.]

la farma, la fensa, el jaiscul (inglés High School = Liceo), el jiveuai (inglés Give Way = Ceda el Paso), la mayoridad (inglés majority = mayoría), los meches (inglés matches = los cerillos o fósforos), nominación (inglés nomination = nombramiento), populación (inglés population =población),

privacidad (inglés privacy - concepto muy característico del anglo-sajón = intimidad, vida privada, etc.). Ahora que somos todos miembros de la Comunidad Europea, podemos compartir estas cosas, y hasta es posible que los burócratas de la Comunidad traten de obligarnos a hacerlo.

"Además, la privacidad del "exclusivo" club llegó hasta el extremo de no permitirse la entrada de fotógrafos de medios informativos ..." (El Español de Australia, 27/5/80, pág. 11)

repagar (inglés repay = pagar or devolver dinero o deuda), tasación (inglés taxation = los Impuestos).

Grupo 2. Ejemplos de las palabras que, si bien existen en español, tienen significados muy distintos. Se emplean en el Espanglish porque se parecen formalmente a la palabra inglesa (o el giro) que correspondería al contexto.

acomodación (inglés accommodation), utilizado en el Espanglish con significado de a) alojamiento, y b) vivienda.

... un pequeño aumento de $0.95 a los actuales inquilinos solteros y $2.60 para la acomodación de parejas no ocurrirá hasta septiembre. (El Español en Australia, 11/7/78, pág. 9)

...$110 por día para la acomodación y $60 por día para servicios profesionales.

(El Español en Australia, 29/6/82, pág. 13)

aplicación (inglés application = solicitud)

Formularios de Aplicación para Registración como un empleador (form P1) son suplidos mediante pedido. (El Español en Australia, 23/1/79, pág. 8)

aplicar para (inglés to apply for = solicitar algo)

Si está en una de estas categorías debería aplicar para una Health Benefits Card. (El Español en Australia, 29/6/82, pág. 13)

Facultad de Artes (inglés Faculty of Arts = Facultad de Humanidades o de Filosofía y Letras

Sharon, quien completó con honores su grado académico en artes en la Universidad de ... (El Español en Australia, 17/3/87, pág. 8)

ordenar (inglés to order = pedir)

Como [sic] ordenar un aviso clasificado, Sólo tiene que llenar el cupón adjunto. (The Spanish Herald, 31/7/87, pág. 25)

póliza (inglés policy = política)

Bajo la póliza global de no discriminación de Australia ... El Español en Australia, 3/7/84, pág. 1)

posición (inglés position = empleo, puesto)

Un número de posiciones están disponibles dentro de los salarios entre $17.000 a $30.000 por año. (El Español en Australia, 6/5/80, pág. 13)

reporte (inglés report = informe) ¿O esto se acepta ya en España?

... dice que el reporte FitzGerald es desastroso para la comunidad hispanohablante. (The Spanish Herald, 12/7/88, pág. 8)

Grupo 3. Ejemplos de los anglicismos de frecuencia

Conviene repetir que estos son los vocablos parecidos a otros ingleses de significado similar, pero que se emplean en el Espanglish australiano con una frecuencia exagerada y a expensas de los otros sinónimos empleados en los países hispanos. Estos últimos vocablos, los sinónimos, desaparecen del léxico de los inmigrantes.

extra (inglés extra como adjetivo, sinónimo: suplementario)

Si usted desea beneficios extra en el hospital ... (El Español en Australai, 14/9/76, pág. 23)

proveer de y el participio proveído (inglés to provide with, provided with), sinónimos: proporcionar, suministrar, dar, ofrecer, etc.)

Medibank le provée de cobertura para ser tratado por su propio médico... (El Español en Australia, 28/9/76)

El Gobierno ha decidido proveer de una oportunidad para que la mayoría de los inmigrantes ... puedan regularizar su situación ... (El Español en Australia, 24/6/80, pág. 1)

Ellas también son proveídas con ayudas para el hogar. (El Español en Australia, 19/4/77)

el prefijo re- (inglés re-, sinónimos IMPORTANTES: volver a; otra vez; de nuevo)

Los hijos de los inmigrantes suelen desconocer totalmente el giro básico volver a hacer algo (to do something again).

ejemplos: reconsiderar, repagar (véase el Grupo 1), reposeer, retornar (inglés to return, sinónimos: volver, regresar)

... no se podía excluir la posibilidad de que el gobierno australiano reconsidere la cuestión

(El Español en Australia, 21/8/84, pág. 7)

... de modo que no obliguen a los países a reducir su consumo para repagar las deudas. (The Spanish Herald, 8/9/89, pág. 10)

Un propietario no puede reposeer [inglés repossess, = recobrar] los artículos. (El Español en Australia, 11/7/78, pág. 9)

usualmente (inglés usually, sinónimos IMPORTANTES: normalmente, generalmente, por lo general, por lo común, etc.

Usualmente, en épocas preelectorales como la que ahora estamos viviendo en Australia ... (El Español en Australia, 15/11/77, pág. 6)

la voz pasiva (sinónimo MUY IMPORTANTEL se + verbo3: Hoy se ha dado una charla muy aburrida, por ejemplo)

En el Espanglish de Australia:

... si éste [el auto] es dejado fuera en un fin de semana. (El Español en Australia, 22/5/84, pág. 6)

Clases especiales de ingles son dadas a los inmigrantes. (El Español en Australia, 19/4/77)

El Servicio de Rehabilitación de la Commonwealth es manejado por el Departamento de Seguridad Social ... (El Español en Australia, 19/4/77)

... no había sido permitida de salir. [No se le había permitido salir.] (El Español en Australia, 19/6/84, pág. 6)

Grupo 4. Errores morfológicos o sintácticos calcados en modelos ingleses.

Muchos de estos errores suelen verse más frecuentemente en la prensa en castellano de Australia. Y, mirándolo bien, es casi inevitable que así sea. La mayoría de sus artículos les llegan de la prensa española e hispanoamericana o de las poderosas agencias de prensa internacionales de lengua inglesa (la U.P.I. - `la upi', etc.). Con las prisas para traducir algunos de estos artículos del inglés al castellano o, más frecuentemente, al redactar las noticias australianas y "de barrio" extraídas de la prensa inglesa de Australia, se cuelan bastantes errores y calcos ocasionados por la influencia insidiosa del inglés. Y lo mismo pasa con las traducciones al castellano de los folletos informativos publicados por las agencias del Gobierno.

Esta categoría incluye también varios casos de errores de régimen verbal, provocados por el régimen verbal inglés muy distinto.

1. La omisión del artículo definido en contextos donde no se emplea en inglés:

a) en las generalizaciones; b) con los porcentajes; c) con `todo(s)'.

a) Sobrevivientes dijeron haber oído una explosión... (El Español en Australia, 19/8/80)

Basura debe ser quemada en incineradores construidos propiamente. (El Español en Australia, 12/1/82)

Científicos están convencidos de que este comportamiento se debe más a agresión que al hambre. (El Español en Australia, 3/5/83, pág. 18)

b) ... aproximadamente 3 por ciento del total de inmigrantes anuales provienen de América Latina y España. (The Spanish Herald, 12/7/88, pág. 8)4

c) Intérpretes a su disposición, gratis 24 horas al día para todo tipo de problemas en todos idiomas. (Guía Telefónica de Melbourne, 1977) [Nótese también `tipo']

2. Errores con mayúsculas y minúsculas calcados sobre modelos ingleses, especialmente en las fechas y las nacionalidades.

3. Errores de régimen verbal (a veces con `pérdida' del subjuntivo castellano).

Ejemplos:

declinar hacer algo (inglés to decline to do something = negarse a hacer algo);

... declinó fijar la fecha [de las elecciones]. (El Español en Australia, 9/9/80, pág. 3)

Con requerir (inglés to require = es preciso que, hace falta que) se llega a traducciones como las siguientes:

Las partes que notifiquen su interés pueden ser requeridas aparecer ante la Comisión.

(El Español en Australia, 19/4/77)

4. La puntuación, sobre todo la que acompaña a las cifras, por ejemplo: 5.6 en vez de 5,6; 2,000 en vez de 2.000.

Estas diferencias entre el inglés y el español son fundamentales, pero es posible que, por necesidades comerciales, un día sólo existirá una de las formas para evitar errores.

El aumento nacional de ¢6 para los 6.5 millones de trabajadores australianos ... (El Español en Australia, 9/2/88, pág. 8)

... la deuda externa que alcanza a los 4.4 billones de dólares. (El Español en Australia, 3/7/84, pág. 1)

5. Omisión de la preposición de, sobre todo en las fechas (por ej. 22 de abril de 1990), después de `miles' y `millones', y con las edades (el chico, 22, es soltero).

... ha acumulado pérdidas por 33.000 millones de pesos (unos 25 millones dólares). (The Spanish Herald, 31/7/87, pág 11)

6. Uso del gerundio con función de oración relativa.

Cuando hay otro residente obteniendo ingresos ... (El Español en Australia, 11/7/78, pág. 9)

Ni SLASA como organización, ni ninguna de las personas entonces ocupando cargos vigentes en el comité ejecutivo fueron consultados ... (El Español en Australia, 28/7/87, pág. 6)

... está en contacto con otras mujeres trabajando en esta área ... (El Español en Australia, 7/6/88, pág. 4)

7. El orden de los componentes de la oración.

a) la interrupción del grupo verbal por un adverbio, u otra colocación mala del adverbio.

El Instituto Australiano de Asuntos Multiculturales ha sido recientemente establecido. (El Español en Australia, 6/5/80, pág. 13)

Esto puede ser usualmente arreglado. (El Español en Australia, 11/10/77, pág. 13)

... pero Reagan inesperadamente decidió aceptar su renuncia en junio. (El Español en Australia, 22/3/83, pág. 20)

... una muestra de que la economía está lentamente entrando en el camino deseado. (The Spanish Herald, 20/3/90, pág. 3)


b) la falta de uso de la estructura VERBO-SUJETO, tan característica del castellano. Por ejemplo: Viene su madre; El regalo que trajo su padre. Me gustan las naranjas; Me interesa la música; Le sobra dinero.

El Espanglish de Australia parece preferir seguir los modelos ingleses de verbo- sujeto, de tipo I am interested in music, Estoy interesado en la música. Y por consiguiente, este patrón erbo-sujeto se atrofia notablemente, tanto en el habla de los inmigrantes como en la prensa de lengua hispana.

8. Las terminaciones léxicas equivocadas, especialmente bajo la influencia de los adjetivos ingleses terminados en -ic, -al y -ical.

Por ej.: *medical, *realístico, *teorético, energético (con la acepción de `enérgico'), paternal, *individual (como sustantivo: *un individual).

Ésas son algunas de las características del Espanglish que me han llamado la atención al leer los periódicos o escuchar conversaciones en castellano en Australia. Las he ido apuntando (como buen dómine) y ahora me ha tocado compartir mis apuntes con ustedes. Por una de esas ironías que siempre están al acecho (sobre todo para los dómines), es muy probable que, siendo el autor de estos párrafos también residente de Australia y no de un país de habla castellana, le haya salido el tiro por la culata en más de un lugar, cometiendo algún que otro `espanglishismo' más. Si así es, les pido encarecidamente que me disculpen y que me informen de mis propios errores. Muchas gracias.


Notas

1. Beatriz Varela de Cuéllar, `La influencia del inglés en los cubanos de Miami y Nueva Orleáns', Español Actual, 26 (abril 1974), 16-25.

2. Aunque la mayoría de las citas se han sacado de este periódico, la verdad es que comete menos errores que los otros y es el que con más frecuencia leo.

3. Esta traducción literal de la voz pasiva del inglés llega a veces a extremos alarmantes:

... no había sido permitida de salir. [=No se le había permitido salir.] (El Español en Australia, 19/6/84, pág. 6)

4. También se suele omitir el artículo indefinido delante del porcentaje: ... a los que han rebajado los beneficios [en un] 1/2%. (The Spanish Herald, 31/7/87, pág. 1)


Madrid, 9 de junio de 1994 [Universidad Autónoma]

[Una versión anterior de esta conferencia se publicó en homenaje al insigne profesor y lexicógrafo chileno, Félix Morales Pettorino, en la Nueva Revista del Pacífico, Números 38-39, 1993-1994, págs, 213-227.]

Bibliografía

Alvarado de Ricord, Elsie, 'El español en contacto con el inglés', Boletín de Filología (Chile), 31 (1980-1981), 385.
Cuenca Villarejo, M., Diccionario de términos equívocos, Madrid, Alhambra, 1987.
Galván, R.A. y R.V. Teschner, El diccionario del español chicano, Lincolnwood, 1985.
Lozano, A,G., `Grammatical Notes on Chicano Spanish', The Bilingual Review, 1 (1974), 147-151.
Kaminskas, Gintis, Melbourne Spanish: A Sociolinguistic Study of the Influence of the English Language on the Spanish Spoken by Immigrants from Spain Living in Melbourne, Tésis de Master, Melbourne, Universidad de Monash, 1972.
Marín, D., 'Los "falsos amigos" en español/inglés', The Canadian Modern Language Review, 37, No. 1 (Oct. 1980), 65-98.
Sánchez, R., Chicano Discourse: Socio-historic Perspectives, Rowley, Newbury House, 1983.
Varela de Cuéllar, Beatriz:
1974: 'La influencia del inglés en los cubanos de Miami y Nueva Orleáns', Español Actual, 26 (abril 1974), 16-25.
1992: El español cubano-americano, Nueva York, Senda Nueva de Ediciones, 1992.


Otros artículos sobre el Español

Página principal

*********